Pronósticos de la demanda energética mundial

La aparición de las nuevas variantes del SARS-CoV-2 genera una gran incertidumbre en cuanto a las perspectivas del uso de la energía para lo que resta de 2021. Según la AIE, casi el 70% del aumento proyectado en la demanda mundial de energía está en los mercados emergentes y en las economías en desarrollo

Liliana Morales Córdoba

2021, 3 de julio

 

Mientras que a nivel global nos encontramos en el segundo año de la pandemia de covid-19 y progresivamente se da la vacunación acelerada en las economías más importantes, se ha contemplado que la demanda de energía registrará un repunte significativo este año, de acuerdo con lo establecido en el informe ‘Revisión energética mundial 2021’, elaborado por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Sin embargo, bajo el análisis de dicho estudio se establece también que la aparición de las nuevas variantes del virus SARS-CoV-2, entre otros factores, podría dar pie a una gran incertidumbre en cuanto al escenario en el que pueda concluir 2021, relacionado con el uso de la energía y las emisiones de CO2, lo cual podría conducir a resultados diferentes de los ya proyectados sobre regiones, economías y países.

Proyecciones en cifras para 2021

De acuerdo con el pronóstico de la AIE, la demanda mundial de energía aumentará en un 4,6% este año, compensando la contracción del 4% en 2020 y empujando la demanda un 0,5% por encima de los niveles de 2019.

 

De acuerdo con el organismo internacional, casi el 70% de este aumento proyectado en la demanda mundial de energía se encuentra en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

Aumento de las emisiones de CO2

Para Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, la situación que puede avecinarse relacionada con este tema es crítica.

“Se prevé que las emisiones globales de carbono aumenten en 1,500 millones de toneladas en 2021, impulsadas por el resurgimiento del uso del carbón en el sector energético”. 

Esta es una advertencia terrible de que la recuperación económica de la crisis de la covid-19 es actualmente cualquier cosa, menos sostenible para nuestro clima, según detalla el experto.

“A menos que los gobiernos de todo el mundo se muevan rápidamente para comenzar a reducir las emisiones, es probable que enfrentemos una situación aún peor en 2022”, afirmó Birol.

Asimismo, estableció en su informe de prensa que, más del 80% del crecimiento proyectado en la demanda de carbón en 2021 provendrá de la región de Asia, liderado por China.  Mientras que el uso de carbón en Estados Unidos y la Unión Europea también está en camino de aumentar, pero se mantendrá muy por debajo de los niveles previos a la crisis.

Combustibles fósiles

En cuanto a este punto, la demanda de todos los combustibles fósiles está en camino de crecer significativamente este año, estableciéndose que tanto el carbón como el gas aumentarán por encima de sus niveles de 2019.

Pronosticándose que la demanda de gas natural crezca un 3,2% en 2021, impulsada por el aumento del uso en las regiones de Asia y Medio Oriente, además de países como Rusia.

Mientras que en Estados Unidos, el mercado de gas natural más grande del mundo, se prevé que el aumento anual de la demanda sea inferior al 20%, presionada por el crecimiento continuo de las energías renovables y el aumento de los precios de esta fuente.

Sin embargo, el petróleo también se está recuperando con fuerza, pero lo que se espera es que se mantenga alrededor de un 3% por debajo de su máximo de 2019, ya que el sector de la aviación sigue bajo presión.

Energía nuclear

En concordancia con este estudio anual, en las economías avanzadas, la energía nucleoeléctrica aumentará ligeramente en 2021, y la producción se mantendrá un 6% por debajo de los niveles de 2019.

No obstante, la energía nuclear sigue siendo la principal fuente de generación con bajas emisiones de carbono en estos países.

Se espera que esta energía en Estados Unidos disminuya aún más en 2021, con cinco reactores programados para retirarse durante el año, dejando la producción más de un 4% por debajo de los niveles de 2019.

Aun en este panorama, se espera que hasta 10 nuevos reactores más podrían conectarse a la red en todo el mundo para fines de este año, incluidos cuatro en China y complementado con otros en India, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán y Rusia.

El éxito de las renovables

Sin duda las energías renovables siguen siendo el caso de éxito durante esta pandemia, razón por la cual se espera que la generación de electricidad a partir de estas aumente en más del 8% en 2021, lo que representa más de la mitad del aumento en el suministro general de electricidad en todo el mundo.

Los contratos a largo plazo, el acceso prioritario a la red y la instalación continua de nuevas plantas respaldaron el crecimiento de las energías renovables a pesar de la menor demanda de electricidad, los desafíos de la cadena de suministro y las demoras en la construcción en muchas partes del mundo.

La mayor contribución a ese crecimiento proviene de la energía solar y eólica, que están en camino de su mayor aumento anual en la historia, de las cuales se pronostica puedan crecer entre el 17% y 18% con respecto al año pasado.

La expectativa de las energías renovables es que proporcionen el 30% de la generación de electricidad en todo el mundo este año, siendo su mayor participación en la combinación de energía desde el comienzo de la revolución industrial.

En este sentido es probable que China represente casi la mitad del aumento mundial en generación de electricidad a partir de energías renovables, seguido de Estados Unidos, la Unión Europea e India.

Se prevé que en 2021 China genere más de 900 TWh a partir de energía solar fotovoltaica y eólica, mientras que la Unión Europea alrededor de 580 TWh y Estados Unidos 550 TWh.

Estos aumentos en la generación de electricidad a partir de todas las fuentes renovables deberían en teoría impulsar su participación en la combinación para producir electricidad, compuesto con fuentes bajas en carbono, lo cual deberá superar la producción de carbón en plantas.

Todo lo anterior permite concluir que las energías renovables han demostrado ser en gran medida inmunes a la pandemia, a medida que se ha incorporado una nueva capacidad y se ha beneficiado del acceso prioritario en muchos mercados.

Evaluación internacional

En la segunda reunión de la Comisión global sobre transiciones de energía limpia centradas en las personas se congregaron durante junio 25 figuras prominentes de la energía y del clima, en todo el mundo, para evaluar cómo garantizar que la transición a la energía limpia sea justa e inclusiva para todos.

En cuanto a este punto, Birol estableció puntualmente que: “Las transiciones de energía limpia se refieren a las personas y para las personas, y fracasarán si no se centran en las personas”.

“No hay ninguna razón por la que los impactos adversos no puedan abordarse adecuadamente si los gobiernos toman las acciones correctas basadas en políticas sólidas que reflejen sus circunstancias nacionales únicas. El apoyo público es esencial para una transición energética exitosa que pueda construir un futuro más limpio y próspero, y prevenir los peores efectos del cambio climático”, remarcó.

La autora es abogada, presidenta de la Comisión de Derecho Energético y Austentabilidad de la Asociación Nacional de Juristas de Panamá, cofundadora de Mujer y Energía y miembro de la Red Internacional de Energía, Cambio Climático y Derechos Humanos.